¿Indecente?

14 05 2010

Publico en este post un correo que me llegó reenviado por un amigo donde no se dicen nada más que verdades.

Si trabajáis y no sois políticos ni funcionarios de ayuntamientos os sentiréis perfectamente identificados con esto.

Ha  dicho la Vicepresidenta del gobierno que es indecente que mientras la  inflación es -1%,y tengamos más de 4.000.000 de parados, haya gente que no esté de  acuerdo en alargar la jubilación a los 70 años.

Nos gustaría transmitirle a esta “Sra. Vicepresidenta” y a todos los políticos, lo que consideramos  indecente :

INDECENTE,  es que el salario mínimo de un trabajador sea de 624 €/mes y el de un diputado de 3.996, pudiendo llegar, con dietas y otras prebendas, a  6.500 €/mes.

INDECENTE, es que un profesor, un maestro, un catedrático de universidad o un  cirujano de la sanidad pública, ganen menos que el concejal de festejos  de un ayuntamiento de tercera.

INDECENTE, es que los políticos se  suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca (siempre por  unanimidad, por supuesto, y al inicio de la  legislatura).

INDECENTE, es que un ciudadano tenga que  cotizar 35 años para percibir una jubilación y a los diputados les baste  sólo con siete, y que los miembros del gobierno, para cobrar la pensión  máxima, sólo necesiten jurar el cargo.

INDECENTE, es que los  diputados sean los únicos trabajadores (¿?) de este país  que están  exentos de tributar un tercio de su sueldo del IRPF.

INDECENTE, es colocar en la administración a miles de asesores = (léase amigotes  con sueldos que ya desearían los técnicos más cualificados.)
INDECENTE, es el  ingente dinero destinado a sostener a los partidos, aprobados por los  mismos políticos que viven de ellos.

INDECENTE, es que a un  político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para  ejercer su cargo. (ni cultural ni intelectual.)

INDECENTE, es el coste que representa para los  ciudadanos sus comidas, coches oficiales, chóferes, viajes (siempre en  gran clase) y tarjetas de crédito por doquier.

INDECENTE No es que no se congelen el sueldo sus señorias, sino que no se lo bajen.

INDECENTE, es que  sus señorías tengan seis meses de vacaciones al año.

INDECENTE, es que ministros,  secretarios de estado y altos cargos
de la política, cuando cesan, son  los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos  salarios del ERARIO PÚBLICO.

Y que sea cuál sea el color del gobierno, toooooooodos los políticos se benefician de este moderno “derecho de pernada” mientras no se cambien las leyes que lo regula. ¿Y quiénes las cambiarán? ¿Ellos mismos? Já. Juntemos firmas para que haya un proyecto de ley con “cara y ojos” para acabar con estos privilegios, y con otros.

Haz que esto llegue al Congreso a traves de tus amigos

ÉSTA  SÍ DEBERÍA SER UNA DE ESAS CADENAS QUE NO SE DEBE ROMPER, PORQUE SÓLO  NOSOTROS PODEMOS PONERLE REMEDIO A ESTO, Y ÉSTA, SI QUE TRAERÁ AÑOS DE  MALA SUERTE SI NO PONEMOS REMEDIO. esta en juego nuestro futuro y el de nuestros hijos.

Lo más triste es que a nadie le pilla de sorpresa. A mí sinceramente me da igual que alguien se jubile a los 70, siempre que esté cualificado para desempeñar su trabajo (p.e.: un cirujano al que le tiembla el pulso a causa de la edad no tiene ningún sentido), pero habiendo leído esto sí que es verdad que es indignante que sigan pasando estas cosas, que en los ayuntamientos ya es exagerado (si sois de un pueblo, como yo, en donde todo se sabe sabréis de qué hablo).

El verdadero problema es que la política es un círculo cerrado donde son sólo los políticos los que hacen y deshacen y, si son todos iguales como se dice aquí (que lo son), ¿quién pone remedio a este descaro?

Anuncios




El siguiente paso

1 03 2010

Siendo casi las 23:00 y en un estado importante de agotamiento, por fin concluye mi mudanza de la calle Evangelista a la calle Torneo, en la que me he aventurado a vivir yo solo tras muchos años compartiendo pisos.

Resulta extraño, si justo un año atrás alguien me hubiera dicho que iba a tomar esta decisión me hubiese reido en su cara, puesto que por aquel entonces no concebía abandonar el frenesí de vivir entre colegas… pero lo cierto es que ya me tocaba, pues cuando el cuerpo te lo pide día tras día, difícil es negarse ¿verdad?.

Pensando positivamente considero esta decisión como un salto de calidad de vida en el momento oportuno, ni más ni menos. He aquí algunos de mis recuerdos de mi último piso, en la calle Evangelista:

  • Una sensación: sentirme como en casa.
  • Una escena: los “guateques” que solíamos organizar cada jueves.
  • Un sonido: el del camión de Lipasam a las 2:00 de la mañana 😦
  • Un sabor: el de las pizzas caseras de mi compi Álvaro.
  • Un olor… me lo reservo 😉

Quisiera agradecer también de todo corazón a mis amigos Yayo y Diego su ayuda, sin la cual me hubiera resultado imposible mudarme tan rápidamente.

Para terminar, me gustaría despedir este post con una canción de R.E.M. cuyo título viene al pelo 😉





¡Otro blogger más!

1 01 2010

Bueno, al fin y después de mucho darle vueltas he decidido dar el pistoletazo de salida a mis andaduras por la blogosfera.

Será interesante escribir sobre temas relacionados con mi trabajo así como alguna que otra reflexión personal, para que todo el que quiera le saque algún partido o crítica, por qué no. Asimismo, será un placer contar con vuestra participación, ya bien sea con vuestros comentarios e incluso con vuestras críticas, pues en la diferencia está la razón.

¡Saludos!








A %d blogueros les gusta esto: